Santos Vizcaya - Foto pt Tolima Cafetero

Experimentar con la fermentación ha permitido a este productor obtener cafés con atributos de calidad excepcional para venderlos a compradores exigentes e innovadores dispuestos a pagar un mejor precio para él y su familia.

A decir del experimentado don Santos Vizcaya Hernández, estén los precios bajos o altos, uno como productor tiene siempre la misma responsabilidad: trabajar por la calidad del café. Lo demás debe venir por añadidura.

Publicidad

En los últimos seis meses este productor, de 63 años de edad, y su familia han tenido una muy buena racha gracias al café y a su compromiso con la calidad. En octubre, el productor tolimense del municipio de San Antonio se convirtió en el triple ganador del tercer Concurso Nacional de Calidad de Café “Colombia, Tierra de Diversidad” para los atributos de balance, cuerpo y acidez, por los cuales obtuvo un importante reconocimiento, y además vendió su café en la respectiva subasta a 20 dólares por libra a un comprador de Shanghái, China.

Motivado por esos buenos resultados, Vizcaya participó con otro lote de su finca La Habana en la cuarta versión del concurso y quedó entre los 26 mejores lotes que fueron subastados por primera vez en el exterior, en el marco de la Feria de Cafés Especiales SCA en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, el pasado 13 de abril.

Su lote, que deja fermentar entre 25 y 27 horas en tanque (dependiendo de la temperatura ambiente), lava y seca juiciosamente al sol, ocupó el tercer lugar en el atributo de cuerpo y el quinto en suavidad. Y la empresa australiana Latorre & Dutch, enfocada en la innovación desde el origen y la sostenibilidad a largo plazo, compró su café en la subasta.

Vizcaya atribuye su buena racha en los últimos concursos a lo juiciosa que es su familia en las labores de beneficio, a la privilegiada ubicación de la finca y a las variedades de café sembradas: Típica, Caturra y Borbón. “Una parte se debe al juicio que tenemos como familia con el café y por otro lado la altitud, de 2.140 metros sobre el nivel del mar, nos ayuda. También las variedades que sembramos, porque son cafés de tradición que dan muy buena taza y muy buenos sabores”, explica.

Vizcaya reconoce que experimentar con el proceso de beneficio para ofrecer cafés altamente diferenciados y con peculiares atributos de calidad es una gran apuesta que le ha permitido vender su café a compradores exigentes e innovadores, dispuestos a pagar un mejor precio. “Hemos mejorado bastante nuestra calidad de vida y ya aprendimos a manejar el café de calidad, ya le encontramos la esencia”, dice el productor nacido en el municipio de Rioblanco.

De hecho, la apuesta de Vizcaya por la calidad se remonta ocho o 10 años atrás y su buen desempeño en concursos comienza en 2016, cuando ganó Una taza de café por la paz en el marco de la Feria de Cafés Especiales de Planadas, Tolima. “Eso me impulsó a seguir mejorando la calidad y en 2018 a enviar el primer microlote al concurso nacional”, refiere.

En su finca La Habana tiene cuatro hectáreas productivas de café y está sembrando seis más; además cultiva plátano, yuca, frijol, cebolla, papa y zanahoria para, como dice, no tener que bregar con la comida.

Como productor innovador, Vizcaya recomienda a otros productores atreverse a experimentar poco a poco en el proceso de beneficio para obtener cafés altamente diferenciados. “Uno puede empezar con fermentaciones pequeñas y mandar las muestras a diferentes cataciones y, según vaya viendo los resultados, subir o bajar la fermentación hasta que quede en un nivel que ya uno tenga bien ubicado”, sugiere.

Con los buenos resultados en los concursos, su familia, integrada por su esposa, un hijo y dos hijas, se muestra por supuesto muy complacida. “Mi familia feliz, contenta. De hecho, mi esposa sabe lo mismo que yo; cuando no estoy, ella trabaja el café igual”, cuenta.

Basado en su experiencia, Vizcaya recomienda a otros productores apostar por la calidad como una forma de protegerse ante los bajos precios del grano. “Estén los precios bajos o altos, uno como productor tiene siempre la misma responsabilidad, trabajar por la calidad del café, porque si no nos van a dar más leña con los precios”, dice / Redacción prensa FNC

Añade un comentario