Mientras el mercado pagaba $660.000 por carga de 125 kilogramos, los productores sumaron un valor entre un millón y un millón quinientos mil pesos por el mismo volumen por sus cafés de alta calidad.

En la finca La Amapolita en el municipio de Tello, don Jon Fredy Rodríguez cultiva las variedades caturra, Castillo y Colombia. El microlote que entregó para participar del primer Concurso de Cafés Especiales Sanmiguel, logró una puntuación de 89,5 en la escala SCAA después de competir entre más de 160 muestras del norte del Huila y sur del Tolima. El jurado destacó que el rasgo característico de su café es su perfil floral, además es de taza limpia, dulce y brillante con notas a frutos rojos, miel y chocolate negro.

Publicidad

“La experiencia en este concurso es muy bonita, obtener el primer lugar me hace sentir muy orgulloso por demostrar el trabajo como productor. Fue muy bueno que todos los participantes pudimos ver claramente cómo se perfilaban, se cataba y por qué pasaban unos cafés y otros no”, destacó don Jon Fredy quien tiene cosecha entre los 1850 y 1927 metros sobre el nivel del mar.

Ayer la empresa huilense Compañía Sanmiguel entregó más de 74’000.000 de pesos en reliquidaciones a Jon Fredy y cerca de 29 caficultores que alcanzaron los mayores puntajes en el Concurso realizado el pasado mes de julio. Cuando el mercado pagaba $660.000 por carga de 125 kilogramos, los productores sumaron un valor entre un millón y un millón quinientos mil pesos por el mismo volumen.

Así, el mercado de cafés especiales sigue siendo una importante alternativa para el sector que actualmente vive una crisis por los bajos precios del café convencional en la Bolsa de Nueva York, los cuales no alcanzan a cubrir los costos de producción.  Y en ese contexto cobra más relevancia la iniciativa de la Compañía Sanmiguel cuya estrategia es trabajar con las asociaciones de pequeños productores en esta nueva competencia de la región.

“El precio se construye a partir del puntaje de los cafés y para ser comprados éstos debían obtener por lo menos 85 puntos. Encontramos tazas hasta de 89,5 puntos, muy complejas, con buena acidez y cuerpo balanceado y todas fueron catadas frente a los mismos productores por cinco jueces nacionales y uno extranjero. Ofrecemos un precio adicional que reconoce su esfuerzo, genera rentabilidad y así incentivamos que sigan cultivando el grano”, dijo Leonardo Sanmiguel Benavides, gerente de la Compañía.

En el certamen participaron 160 microlotes producidos en los municipios de Paicol, El Pital, Tello, Santa María, Palermo, La Plata, Chaparral y Gaitania. La convocatoria fue realizada directamente con asociaciones de caficultores y fueron ellos quienes acopiaron el café en sus bodegas, desde donde se tomaron las muestras para las evaluaciones de calidad. En el caso de los cafeteros del Tolima, el punto de recibo fue la Cooperativa de Caficultores del Sur del Tolima (Cafisur).

“El concurso me pareció interesante porque la empresa nos invitó a la evaluación de los cafés. Además, es muy importante que los caficultores tengamos la oportunidad de llegar más directamente al cliente y recibir un mejor precio”, expresó José Lizardo Salinas, secretario de la Asociación de Cafeteros de El Pital Huila- Asocaph-.

Con grupos asociativos

Normalmente los concursos de cafés de alta calidad convocan a los productores de manera particular y tienen como centro la institucionalidad representada en la Federación Nacional de Cafeteros y sus respectivos Comités Departamentales. En el certamen organizado por la Compañía Sanmiguel la fórmula cambia para poner a los grupos asociativos como protagonistas.

“Se logró un gran trabajo en conjunto con los grupos asociativos aunque también hubo participación de caficultores que no hacen parte de este tipo de colectivos. De esta manera, ellos se encargaron de acopiar sus cafés y llamar la atención de los asociados para que entraran a la competencia. Partimos de la base cafetera, nos acercamos a ellos y confiaron en nosotros”, añadió Sanmiguel Benavides.

En esto coincide el ganador. “Cuando se trabaja con un grupo asociativo el equipo es más fuerte. La mejor opción para un pequeño productor es trabajar así porque nos plantea retos, queremos ser mejores. La empresa demuestra que escucha al caficultor y eso da confianza para seguir trabajando”, expresó Jon Fredy Rodríguez.

En el corto plazo el Concurso de Cafés Especiales Sanmiguel espera llegar a la zona sur del Huila y así realizar dos competencias anuales teniendo en cuenta los diferentes perfiles regionales y los tiempos de cosecha. “Hay que mantener la bandera de los cafés diferenciados. El Huila debe recordar que fue así que logró reconocimiento internacional”, puntualizó el gerente.

 

 

Añade un comentario