Estas cafeterías denominadas “anticafés” ofrecen espacios tan acogedores que provocan que los clientes se sientan como en casa, son todo un revolucionario modelo que ya conquistó Francia, allí “todo es gratis, menos el tiempo”.

Se trata de un estilo creado originalmente en Moscú, que nació como un proyecto social basado en la idea de un lugar tranquilo, donde uno pueda tomarse un café, hacerse su propia comida, trabajar, leer o estudiar únicamente pagando por el tiempo que se “consuma”.

Publicidad

Más que un establecimiento, es todo un movimiento, una filosofía que entiende que las cafeterías han de ser lugares de encuentro en los que debe facilitarse navegar por Internet, encontrarse con amigos, trabajar en grupo, disfrutar juegos de mesa, por eso cuentan con más de una docena, e incluso echarse una siesta.

Por tal motivo los creadores de este sistema ofrecen que el visitante del local pague por el tiempo que pasa disfrutando de las instalaciones, en lugar de por las bebidas que consume o el desayuno que toma…

Resultado de imagen para anticafe

El creador de estos singulares negocios asegura que mientras estudiaba en París se dio cuenta que echaba de menos una cafetería en la que pudiera pasar el rato, no ir a tomar algo y tener que marcharse después y que, de hecho, el no encontrar ningún establecimiento así para trabajar con sus compañeros terminó de convencerlo, pues un día estaba buscando un sitio para hacer un trabajo de grupo con algunos amigos y el único sitio que encontraron, aunque les sirvió, no era un lugar diseñado para tal fin.

Hoy, con cinco sedes en la capital francesa y previstas para dos nuevas en París y una en Estrasburgo, además de la expansión en Bruselas, Ámsterdam, Suiza y España, se han convertido en una de las alternativas preferidas de muchos.

Resultado de imagen para anticafe

Lo que las hace tan atractivas es que todo se basa en tener una relación muy abierta y honesta con los usuarios. Esta además, según dice el propietario, es muy cercana, pues los clientes “no solo vienen para beber algo o comer, simplemente llegan a disfrutar de un rato aquí”. Esto, en su opinión, genera “una gran diferencia en los hábitos de uso” en comparación con cualquier otro establecimiento.

Añade un comentario