La Bolsa de Nueva York (New York Stock ExchangeNYSE, en inglés) es el mayor mercado de valores del mundo en volumen monetario y el primero en número de empresas adscritas.

Es uno de los mercados de valores más importantes junto al NASDAQ, la Bolsa de Tokyo y la Bolsa de Londres, y se ubica como el Mayor mercado de valores del mundo en volumen monetario y como primero en cuanto a número de empresas cotizantes. Su volumen anual de transacciones ronda los 36 billones de dólares. La Bolsa de Valores de Nueva York se estableció en el año 1817 en la calle Wall Street. Este mercado se basa en las órdenes de los inversores y su funcionamiento es como un sistema de subasta continua.

Publicidad - Bolivia

¿Cómo influye la Bolsa de Nueva York en el precio?

Aunque la ‘Bolsa de Futuros del Café’ ya dejó de existir y solo queda el título, las negociaciones en la Bolsa han cobrado un protagonismo que ahora le genera aspectos negativos a los caficultores.

Fue desde el año 2000 que entraron los ‘especuladores’, que son inversionistas que se dedican a adquirir obligaciones de compra y venta de café, a través de contratos. Conforme han pasado los años y el acceso a la tecnología se facilita, han llegado más y más de estas personas que tienen un músculo financiero importante y que a la larga, influyen en el precio del café.

Según la Federación Nacional, el papel de los ‘especuladores’ en la Bolsa, funciona de la siguiente forma:

Las negociaciones con materias primas en la Bolsa, no se hace con un bien sino con un bien financiero llamado ‘futuro’. Se le llama así porque son precios que se pactan para meses adelante, teniendo en cuenta las fechas de cosecha de cada país.

Cuando se adquiere el contrato de compra de café, este tiene un vencimiento y antes de que se cumpla, el inversionista se libra de la obligación, vendiéndolo de nuevo. De esta manera, nunca se tiene contacto con el producto, pues antes de que la Bolsa asigne café a quienes se mostraron interesados en venderlo, el inversionista vuelve a comprar. Sucede lo mismo al vender.

Un contrato de café significa en la bolsa 22 mil kilos de café pergamino, que son entre 180 o 200 cargas de producto, cada carga de 243 sacos de café excelso tipo exportación y el saco es de 92 kilos.

La Federación de Cafeteros tiene en la Bolsa un papel de gestor de riesgo, por lo que no tiene obligaciones de compra y venta, pero sí sirve como un referente de precios para las negociaciones con clientes internacionales. De allí a que en estos momentos la venta del café en el exterior, esté regresando menos dinero al productor, pues en la Bolsa el precio está a la baja.

En el momento no existe una forma de quitarle protagonismo a los ‘especuladores’ en la incidencia del precio internacional, pues la Bolsa de Nueva York es un mercado libre que no puede restringirse.

 

Articulo escrito con información de radionacional.co

Añade un comentario