Hace un par de semanas atrás, la Federación Nacional de Cafeteros había encendido las alarmas debido a una crisis que se presentaba con la producción de café, específicamente, por un déficit del 40% de la mano de obra para recolectar el café, lo que a su vez aumentaba el riesgo de pérdida de este producto nacional. No obstante, es menester destacar que, con el masivo éxodo venezolano hacia Colombia, esta situación se ha mejorado en buena parte.

Publicidad

Al respecto, el gerente de Fedecafé, Roberto Vélez, aseveró que “Tradicionalmente lo que hemos tenido es un déficit de recolectores de café y la llegada de venezolanos lo ha reducido”, agregando que “bienvenidos todos los que nos quieran acompañar en la recolección de la cosecha. Esa es una oportunidad importante de generar ingresos extras y los cafeteros necesitamos la mano de obra para recolectar nuestro producto”.

Debido a esta situación, son muchas las familias, especialmente en los santanderes, región en donde más venezolanos hay en el país, se rebuscan la vida, justamente, recolectando este grano. De igual manera, es bien sabido que hace dos meses los voceros de los caficultores en Risaralda señalaron que prácticamente los productores del grano “están trabajando para que los vean”, porque producir una arroba de café vale más de lo que se está pagando por ella en el mercado.

Sobre eso, Luis Miguel Ramírez, presidente del Comité de Cafeteros de Risaralda, indicó que actualmente, están trabajando a pérdidas, puesto que los costos de producción superan el precio de la arroba de café, dejando en déficit a los caficultores para sustentar a sus familias.

 

Noticia tomada de boyaca.extra.com.co Ver noticia aquí 

Añade un comentario