Según un artículo en The Washington Post, los hábitos de consumo de café y las dinámicas de mercado en EEUU, incluido un menor consumo de gaseosas, están llevando a que grandes jugadores de la industria del café pongan sus ojos en las gaseosas para ofrecer bebidas con cafeína.

Publicidad

Read English version: The future of soda might be coffee

En Estados Unidos los consumidores de café toman una taza en la mañana y a lo largo del día la reemplazan por gaseosas o agua. Las grandes compañías de bebidas quieren multiplicar esa taza de la mañana a muchas más durante el día.

Desde hace dos años las empresas de bebidas y cadenas de café han sacado nuevas líneas que promueven el consumo tanto en la mañana como en la tarde o noche. Es decir, han expandido el consumo más allá del desayuno, tal como explica Zoe Leavitt, analista senior de ventas al detal de CB Insights, una compañía de estudios de mercado.

 

Ejemplo de esto es que desde 2015 las empresas de bebidas han hecho esfuerzos para inventar bebidas con cafeína que sirvan como un ‘perfecto refresco para la tarde’.

Las razones: es menos usual que los jóvenes preparen café antes de salir de sus casas, haciendo más necesaria la pausa de café en los sitios de trabajo. En 2010, la Asociación Nacional de Café de EEUU (NCA, sus siglas en inglés) encontró que sólo 1 de cada 10 bebedores de cafétomaba una taza en el almuerzo, lo que aumentó a 1 de 4 en 2016. Por último, personas de todas las edades consumen menos gaseosas, lo que ha creado una crisis para los fabricantes de esas bebidas y una oportunidad para la industria de bebidas con cafeína.

Se suma a lo anterior que el café es visto como una bebida natural y saludable, que se ajusta a las tendencias de consumo.

 

Prensa Al Día FNC

Añade un comentario