Creíamos que lo habíamos visto todo, pero no. Siempre aparece alguna nueva moda o tendencia capaz de sorprendernos de nuevo. Esta vez llega de Londres y se llama ‘selfieccino’. Sí, la composición de la propia palabra lo resume prácticamente todo.

Publicidad

Se trata del termino “selfie” (del inglés, autofoto) y de “capuccino”, la bebida nacida en Italia preparada con café expreso y leche montada con vapor para crear la espuma. Y es que, esta nueva moda gastro, que los foodhunters ingleses defienden como la tendencia que arrasará en 2018, consiste básicamente en eso, en retratar tu cara en la espuma del café. Aunque más bien, hay que aclarar, que se consigue mezclando la espuma con un colorante alimentario comestible.

El impulsor de la idea ha sido The Tea Terrace, una cafetería de Oxford Street (Londres), que cobra 7,5 libras –algo más de 8 euros– por cada café que prepara. El procedimiento es muy sencillo: simplemente hay que enviar por whatsapp una de las fotos que tenemos en el móvil y una máquina, que han bautizado como “Cino”, la escanea e imprime en la espuma de tu café. En cuatro minutos estará listo para beber.

“Estamos orgullosos de presentar algo bastante único en el mercado de Reino Unido. Es la primera vez que las personas podrán imprimir su selfie, o cualquier imagen, en su capuccino”, explicaba Ehab Shouly, director de The Tea Terrace –la única cafetería que lo prepara por el momento–, a medios británicos.

La similitud y precisión de la imagen es increíble. Y todavía se ve como lo que los amantes del café llaman ‘arte barista’, que es cuando un barista pasa tiempo creando manualmente la imagen de un cliente en la espuma. El problema con el arte barista es que, cuando termina, el capuccino se ha enfriado”, añadía el responsable de la cafetería londinense.

Durante los tres primeros días de debut, el pasado mes de diciembre,vendieron más de 400 tazas; y ya hay quienes ya han comenzado a revindicar el ‘selfieccino’ en las redes sociales con hastags. Y es que esta artística bebida tiene muchas papeletas para triunfar, por ejemplo, en Instagram, que no solo adora los selfies sino también el café.

El impulsor de la idea ha sido The Tea Terrace, una cafetería de Oxford Street (Londres), que cobra 7,5 libras –algo más de 8 euros– por cada café que prepara. El procedimiento es muy sencillo: simplemente hay que enviar por whatsapp una de las fotos que tenemos en el móvil y una máquina, que han bautizado como “Cino”, la escanea e imprime en la espuma de tu café. En cuatro minutos estará listo para beber.

“Estamos orgullosos de presentar algo bastante único en el mercado de Reino Unido. Es la primera vez que las personas podrán imprimir su selfie, o cualquier imagen, en su capuccino”, explicaba Ehab Shouly, director de The Tea Terrace –la única cafetería que lo prepara por el momento–, a medios británicos.

“La similitud y precisión de la imagen es increíble. Y todavía se ve como lo que los amantes del café llaman ‘arte barista’, que es cuando un barista pasa tiempo creando manualmente la imagen de un cliente en la espuma. El problema con el arte barista es que, cuando termina, el capuccino se ha enfriado”, añadía el responsable de la cafetería londinense.

Durante los tres primeros días de debut, el pasado mes de diciembre, vendieron más de 400 tazas; y ya hay quienes ya han comenzado a revindicar el ‘selfieccino’ en las redes sociales con hastags. Y es que esta artística bebida tiene muchas papeletas para triunfar, por ejemplo, en Instagram, que no solo adora los selfies sino también el café. 

El impulsor de la idea ha sido The Tea Terrace, una cafetería de Oxford Street (Londres), que cobra 7,5 libras –algo más de 8 euros– por cada café que prepara. El procedimiento es muy sencillo: simplemente hay que enviar por whatsapp una de las fotos que tenemos en el móvil y una máquina, que han bautizado como “Cino”, la escanea e imprime en la espuma de tu café. En cuatro minutos estará listo para beber.

“Estamos orgullosos de presentar algo bastante único en el mercado de Reino Unido. Es la primera vez que las personas podrán imprimir su selfie, o cualquier imagen, en su capuccino”, explicaba Ehab Shouly, director de The Tea Terrace –la única cafetería que lo prepara por el momento–, a medios británicos.

La similitud y precisión de la imagen es increíble. Y todavía se ve como lo que los amantes del café llaman ‘arte barista’, que es cuando un barista pasa tiempo creando manualmente la imagen de un cliente en la espuma. El problema con el arte barista es que, cuando termina, el capuccino se ha enfriado”, añadía el responsable de la cafetería londinense.

Durante los tres primeros días de debut, el pasado mes de diciembre,vendieron más de 400 tazas; y ya hay quienes ya han comenzado a revindicar el ‘selfieccino’ en las redes sociales con hastags. Y es que esta artística bebida tiene muchas papeletas para triunfar, por ejemplo, en Instagram, que no solo adora los selfies sino también el café.

 

Publicado por LA VANGUARDIA

Añade un comentario