jueves, diciembre 14, 2017
Home > Notas de Interes > Domingo Pinzón, coplero del café

Domingo Pinzón, coplero del café

Las coplas y los versos son una gran carta de presentación de este productor del municipio de San Eduardo, en Boyacá.

Domingo Pinzón, de 73 años de edad, es un cafetero de la vereda Villanueva, en el municipio de San Eduardo, Boyacá. Las coplas que compone al café, con gran ingenio y buena rima, son una gran carta de presentación.

“Oye precioso cafeto / eres tú mi gran amigo, / no me abandones, te digo, / y esto con gran respeto. / Me sacas de todo aprieto, / por ello hoy te bendigo. / Qué cruel sería mi castigo / si me faltaras cafeto”, reza una de sus coplas.

Pinzón, con cédula cafetera desde hace 43 años, reconoce que no es mucho el café que siembra. “Mi padre al morir dejó una finquita con unas matas de café y ahí las seguimos cultivando”, cuenta.

Y mientras cuida con esmero sus matas de café, halla inspiración para componer, ya sea coplas o versos. “Puede ser mientras estamos trabajando –eso a veces lo estimula a uno–, cuando se me va el sueño, o si hay un motivo especial me pongo a componer. Si va uno a participar en un concurso o si hay un acto especial, toca tratar de exhibirlo”, dice.

Incluso en los momentos de bajos precios, Pinzón nunca perdió la esperanza de que llegarían tiempos mejores. Este coplero de corazón reconoce que componer además le ayudó a conquistar a su mujer. “Le he escrito versos”.

Empezó a componer, rememora, desde que tenía 25 ó 27 años. Lo ha hecho esporádicamente, aclara, pues no ha podido dedicarse de lleno a hacerlo, aunque ganas no le han faltado. “Además de coplas, escribo algo de poesía, tengo algunos trabajos y quisiera algún día publicar un librito o algo”, confiesa.

Trabaja de tiempo completo en el campo. Además de cuidar sus matas de café, tiene cultivos de pancoger (otros productos agrícolas) y cría algunas vaquitas.

Su región es sobre todo cafetera por el clima, pero también se da la caña de azúcar y se cría ganado.

A pesar de su edad, mantiene entusiasmo por la vida. “Estoy muy viejo y ganas de vivir me quedan”. Gracias a esa misma vitalidad, y a pesar de que no siembra mucho café, ha sido miembro suplente del comité municipal cafetero.

En sus 90 años de existencia, de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) como institución, valora su organización y cobijo. “Tenemos una organización muy sólida, somos un ejemplo para otras organizaciones, no sólo de Colombia sino de otros países. Pocas organizaciones como ésta han logrado sobrevivir por tanto tiempo”, anota.

 

Por prensa FNC

Yo amo el café de Colombia
Yo amo el café de Colombia
PORTAL DE PRINCIPALES NOTICIAS CAFETERAS
http://www.yoamoelcafedecolombia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *