Según lo confirmó el Comité de Cafeteros, el clima actual de calor intenso está beneficiando mucho el proceso de florecimiento del café, pero los meses lluviosos retrasarán la traviesa y la cosecha principal.

Los cafetales necesitan un suelo muy seco para que el estrés por falta de agua lleve a la floración. Este es un proceso que tradicionalmente vive el café en los meses de diciembre y enero, pero que este año no se dio porque justamente esos meses terminaron siendo de los más lluviosos de los últimos tiempos, lo cual terminó retrasando el proceso.

Como el sol apenas llegó hace pocos días, se necesita que haga mucho más calor, según lo explicó el ingeniero César Pineda, líder de extensión del Comité de Cafeteros de Risaralda.

Publicidad
 .

Mientras tanto, lo que sí está seguro ya es el hecho de que la traviesa se verá en mayo y la cosecha principal en noviembre, por lo menos dos meses después de lo tradicional.

Escuche el audio…

 

Vía Caracol Radio

Añade un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here