viernes, octubre 20, 2017
Home > Últimas noticias > Legislación diferenciada sobre trabajo infantil estimula el relevo generacional en la caficultura

Legislación diferenciada sobre trabajo infantil estimula el relevo generacional en la caficultura




·        En lugar de prohibir a los menores de 18 trabajar en labores del campo (con un enfoque de todo o nada), se pueden establecer actividades y condiciones diferenciadas para que jóvenes de entre 15 y 18 años puedan involucrarse gradualmente en las labores de la finca, lo cual contribuye a aliviar la escasez de mano de obra y al relevo generacional.

La legislación diferenciada y flexible sobre “trabajo infantil” en otros países productores de café estimula el relevo generacional, alivia en parte la escasez de mano de obra y puede servir de modelo a Colombia, expuso la ONG agrícola Solidaridad, a partir de dos detallados estudios, en el marco de ExpoEspeciales Café de Colombia 2016.

“La ley y la realidad del campo son distintas”, expuso Andrea Olivar, directora de Solidaridad en Colombia durante la presentación de los hallazgos del “Estudio sobre los trabajadores del café en haciendas y pequeñas fincas familiares”, en el marco de la agenda académica de ExpoEspeciales, en Corferias.

De ahí que surja la necesidad de replantear la edad permitida para ayudar en las labores de la finca, de forma diferenciada y progresiva, como ocurre en Nicaragua.

“Hay que analizar las labores de la finca en las cuales pueden participar los jóvenes, como ocurre en otros países productores. Si lo hacen en recolección, tal vez cargar bultos pequeños. Los jóvenes pueden hacer eso”, anotó.

http://picasion.com/

En posterior entrevista, Olivar profundizó en este punto, que puede resultar de gran ayuda en Colombia para enfrentar la escasez de mano de obra y estimular el relevo generacional.

“Lo que se hace en Nicaragua es diferenciar: en lugar de decir ‘no se puede incluir a los jóvenes menores de 18 años (que es lo que está pasando en Colombia por la legislación vigente, y no solo para café, también para caña o palma), en lugar de tener una estrategia de cero riesgo, donde no se incluya a menores de 18 años, en Nicaragua se diferenciaron las distintas actividades que se hacen en la finca y cuáles pueden hacer los menores y en qué condiciones”, precisó.

“Por ejemplo, si se quiere hacer recolección, el joven puede hacerlo si tiene entre 15 y 18 años, determinadas horas al día, y los bultos no pueden ser mayores de cierto peso; esa es la diferenciación que nos pareció interesante que puede aprender Colombia” añadió.

Durante la charla se dejó en claro que la disponibilidad de mano de obra es un problema estructural en muchos países y que un buen trato (respeto, alimentación, alojamiento, mejores salarios) y buenos niveles de productividad contribuyen a que los recolectores tengan mejor disposición para trabajar en las fincas.

También se puso énfasis en la importancia de comprender las necesidades e inquietudes específicas de los trabajadores, quienes, según el estudio, prefieren laborar en fincas cercanas a cascos urbanos, con electricidad para conectar su celular y donde haya señal de operadores.

“Los trabajadores están en la base de la pirámide social. Si el productor tiene necesidades, el trabajador aún más”, anotó la directora de Solidaridad en Colombia.

Estos hallazgos coinciden con los del “Estudio sobre relevo generacional”, también llevado a cabo y presentado por Solidaridad ante el público asistente a la agenda académica del día.


Este estudio se llevó a cabo entre 237 jóvenes de entre 15 y 25 años, hijos de productores o productores ellos mismos en diversos departamentos y regiones cafeteros.

El estudio mostró cuáles son algunas de sus inquietudes específicas y compartidas con respecto a si seguir en el campo o no, lo que incluye posibilidades de mejor educación e ingresos en las ciudades, uso de nuevas tecnologías que faciliten las labores cafeteras y el reconocimiento de sus aportes e ideas por parte de sus propias familias, entre otras.

“Si nos dieran oportunidad de crear nuestra propia empresa sería importante. Cuando hablamos de mano de obra infantil, sabemos que hay trabajos que no podemos hacer, como manejo de sustancias tóxicas, pero podríamos participar en las siembras, en recolección. O si nuestros padres no llevan registros en la finca, nos pueden dar esa oportunidad, para nosotros quedarnos en el campo”, dijo Fernando, joven del municipio de Mistrató, Risaralda, quien participó en el estudio.

Igualmente es importante poder entender que para promover el relevo generacional y poder seguir construyendo el cultivo del café dentro de un entorno cultural, es necesario que se entienda que los jóvenes y niños podrían participar de algunas labores del campo que no conlleven mayor riesgo, dentro de un entorno familiar, sin que compita con la jornada académica y debidamente supervisados por sus padres o adultos responsables.

La agenda académica de la feria ExpoEspeciales permite al público asistente conocer tendencias de la industria global, así como avances científicos, tecnológicos y de equidad de género en torno a la caficultura colombiana, entre otros temas relevantes.

Bogotá, octubre 8 de 2016 (Con Informacion de FNC)
Yo amo el café de Colombia
Yo amo el café de Colombia
PORTAL DE PRINCIPALES NOTICIAS CAFETERAS
http://www.yoamoelcafedecolombia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *