martes, septiembre 26, 2017
Home > Notas de Interes > La broca, enemiga de la rentabilidad del negocio cafetero

La broca, enemiga de la rentabilidad del negocio cafetero





El Niño ha contribuido a la multiplicación del insecto

•El tiempo seco favorece la supervivencia de la broca en los frutos secos del suelo e incluso en los nos recolectados de los árboles.

•A mayor temperatura, el ciclo de reproducción del insecto se acorta. Con las lluvias de mediados de marzo iniciaron los vuelos de broca, que infestan nuevos frutos de café.

•El control cultural (recolecciones oportunas y repases permanentes) es el más efectivo para frenar la multiplicación del insecto.

La broca, enemiga de la rentabilidad del negocio cafeteroEl prolongado verano que aqueja al país desde el segundo semestre de 2015 y lo que va de 2016, producto del fenómeno de El Niño, se convirtió en el escenario propicio para que la broca del café se multiplique y afecte los granos que en varias regiones empiezan a cosecharse, tal como se reporta en Caldas, Quindío, Risaralda, Antioquia y norte del Valle, entre otros departamentos.

En un conversatorio realizado hoy 1 de Abril en el Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé), con sede en Chinchiná, Caldas, que contó con la presencia de caficultores de este departamento, se explicó la compleja naturaleza del problema, incluidos aspectos como clima, biología y hábitos, y se dieron recomendaciones para enfrentar el problema mediante un manejo integrado de la plaga, con el fin de cuidar la cosecha del primer semestre, así como la del segundo semestre.

Para Hernando Duque, Gerente Técnico de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), los caficultores en esta época del año deben redoblar esfuerzos en el control cultural de la plaga, es decir, mantener el árbol de café sin frutos que sirvan de alimento y hospedaje para la reproducción de la broca.

“Los niveles de la plaga están muy altos. En un reciente estudio, el Servicio de Extensión encontró que muchos flotes de café de la tolva de los beneficiaderos se deben a granos atacados y consumidos por la broca. Esto nos demuestra es que hay una altísima sobrevivencia de poblaciones de broca en los frutos del suelo o frutos secos del árbol no recolectados”, dijo. “En esta época del año, cuando la broca sobrevive mucho en los frutos secos y ocurren unas pequeñas lluvias, sale y ataca los frutos nuevos en formación”.

Desde hace más de 25 años, Cenicafé investiga la biología, los hábitos y el manejo integrado de broca para que los caficultores mantengan en niveles mínimos las poblaciones del insecto, que es la plaga más perjudicial del café, pues se caracteriza por ser monófoga, es decir, se alimenta únicamente de café.

Pero además de preferir el grano, otra particularidad que propicia su rápida multiplicación tiene que ver con el género. De cada 10 insectos, solamente uno es macho y tiene como función fecundar a las hembras. No vuela y jamás sale del fruto, porque sus alas están atrofiadas.

image
Multiplicación de la plaga y su relación con el clima

Según  investigaciones de Cenicafé han demostrado que la broca se multiplica en función de la temperatura y la altitud. En zonas cafeteras con temperaturas medias superiores a 21°C, la broca se reproduce con mayor rapidez, mientras que el desarrollo del insecto es menor en sitios por encima de los 1.600 msnm con temperaturas medias inferiores a los 20° C.

En zonas ubicadas a 1.218 msnm y una temperatura de 22,5°C, la broca puede atacar hasta 959 granos de café a partir de un solo fruto brocado en el suelo, mientras que en zonas ubicadas a 1.700 msnm y una temperatura de 19,8°C, solo ataca 29 granos.

Desde la Gerencia Técnica de la Federación y a través de su Servicio de Extensión, se reitera a los caficultores que la mejor manera de controlar la broca es recolectar con frecuencia para evitar que se multiplique.

“Lo que hay que hacer, primero, es no permitir que en los cafetales queden frutos maduros, sobremaduros o secos, pues se van a convertir en albergue para la broca y se va a multiplicar intensamente en su interior para ataques futuros. En segundo lugar, hay que evitar al máximo la caída de frutos al suelo. La broca sobrevive en estos frutos por más de 150 días”, subraya Duque.

Y en tercer lugar, debe recordarse que en un pase de cosecha cerca de 80% de la broca llega al beneficiadero y está presente en las pasillas, por tanto, cuando un caficultor beneficie el café debe asegurarse de que las pasillas se “solaricen”, es decir, se lleven a un recipiente oscuro y cerrado, cubierto con plástico y expuesto al sol para elevar la temperatura y que la broca se muera. Si la pasilla no se solariza, gran parte de esa broca vuelve al cafetal y el problema persiste, causando dificultades al productor.

Los NO negociables en el control de la broca

Tras el conversatorio de hoy desde Cenicafé, entre las recomendaciones que los caficultores deben seguir aplicando en la finca están:

– Control cultural: recolecciones oportunas y repase (Re-Re).
– Renovar los cafetales y mantener plantaciones jóvenes.
– En la renovación, evitar la dispersión de la broca.
– Establecer plantaciones con altas densidades, con arreglos espaciales que permitan calles amplias para controlar la broca y asegurar el re-re.
– Evitar la dispersión de la broca durante la recolección y el beneficio.
– Registrar las floraciones de café para determinar el periodo crítico, las épocas oportunas para evaluar broca en campo, decidir aspersiones de insecticidas químicos o biológicos y planear las épocas de repases.
– Atender las alertas tempranas y recomendaciones para el manejo de la broca.

La broca del café invadió los cafetales del mundo en menos de un siglo y en 1988 llegó a Colombia, momento a partir del cual se dispersó por todas las regiones.

 

Bogotá, abril 1 de 2016 (Por Prensa FNC) 

Yo amo el café de Colombia
Yo amo el café de Colombia
PORTAL DE PRINCIPALES NOTICIAS CAFETERAS
http://www.yoamoelcafedecolombia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *